ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchPortugueseRussianSpanish
Helos
Esta Pasando Helos Magazine Historias Reportaje

Sikorsky y sus capacidades de mantenimiento y recuperación de los Black Hawk colombianos

Debido a la gigantesca flota de helicópteros UH-60 Black Hawk que operan las Fuerzas Armadas de Colombia, la empresa estadounidense Sikorsky, su fabricante, instaló en el país sudamericano una destacable capacidad de soporte logístico para efectuar el mantenimiento a nivel Depot; la recuperación estructural de estos aparatos; y la formación de las tripulaciones de estas aeronaves, que son la columna vertebral de las operaciones militares y policiales que se llevan a cabo diariamente en contra de los grupos narcoterroristas en todo el territorio nacional.

Establecida en el año 2012, Sikorsky Colombia provee soporte logístico a los operadores de los icónicos helicópteros Black Hawk (como lo son el Ejército Nacional y la Policía Nacional de Colombia) con apoyo directo de la casa matriz, ubicada en Estados Unidos, ofreciendo servicios de mantenimiento general, inspecciones, búsqueda de repuestos, reparaciones, entrenamiento de pilotos y un impresionante trabajo a nivel Depot, que es una fase de mantenimiento donde todo el helicóptero es desarmado a su más mínima expresión, para inspeccionar hasta el más pequeño detalle y reparar graves daños estructurales.

En un gigantesco hangar de 3.250 metros cuadrados, el equipo de reparación, mantenimiento y overhaul de Sikorsky Colombia emplea a 38 técnicos e ingenieros totalmente entrenados y con décadas de experiencia trabajando con los UH-60 de las series A, L e I. Este material de vuelo puede realizar todo tipo de tareas, desde las más básicas, hasta llegar a los más complejos desafíos de ingeniería como lo es el completo ensamblaje de estas máquinas en territorio nacional.

Esta última labor es quizás la más impresionante de todas debido a los retos asociados a ella y a la complejidad que supone el poner nuevamente en vuelo una aeronave que ha sufrido un accidente, y que en otro lugar del mundo -donde no exista el apoyo de Sikorsky- significaría la pérdida total de sus componentes.

Un ejemplo de ello son las recuperaciones de los UH-60L de matrículas EJC2157 y EJC2179, los cuales fueron retirados de la línea de vuelo de la Aviación del Ejército de Colombia durante muchos años luego de sufrir graves percances en operaciones contra los grupos guerrilleros en varias zonas del país.

Para volver a poner a estos Halcones Negros en el aire, el Ejército Nacional contrató con Sikorsky todos los trabajos de reparación necesarios para recuperar la aeronavegabilidad de los helicópteros, aunque la tarea no fue sencilla.

Debido a los daños sufridos en las vigas que le confieren rigidez al aparato, fue necesario adquirir partes importantes del helicóptero para reemplazarlas por componentes nuevos. Como por ejemplo, dos estructuras L504, las cuales son básicamente fuselajes construidos hasta cierto punto, a partir de los cuales se fueron agregando los demás componentes estructurales, hasta completar los dos helicópteros, con todos sus sistemas de aviónica, y componentes dinámicos debidamente instalados y certificados por la casa fabricante.

Además de estos dos helicópteros, que gracias al gran trabajo de Sikorsky volverán a surcar los cielos próximamente, en las instalaciones de Tolemaida se encuentran otras eronaves que han sufrido los embates del conflicto colombiano. Algunas de ellas dañadas por artefactos explosivos improvisados, y que en este momento se encuentran en distintas fases de reparaciones estructurales. Esas aeronaves también se sumarán en un futuro a la flota Black Hawks activos de la División de Aviación del Ejército de Colombia, convirtiéndose en las alas de los soldados de tierra y prestando un servicio invaluable a la seguridad y a la soberanía de la nación, llevando consigo en cada vuelo el sello de calidad garantizada de Sikorsky.

El proceso de recuperación estructural

La empresa estadounidense adelantó en sus instalaciones de mantenimiento ubicadas en el Fuerte Militar de Tolemaida (Nilo, Cundinamarca) la recuperación de dos helicópteros de asalto UH-60L Black Hawk pertenecientes a la División de Aviación Asalto Aéreo (DAVAA) del Ejército Nacional que sufrieron graves accidentes en medio de operaciones militares contra los grupos armados que delinquen en Colombia.

Las dos aeronaves de matrículas EJC2157 y EJC2179 sufrieron los siniestros hace varios años y, por la condición estructural en la que quedaron, fueron retirados de la línea de vuelo hasta que fuese firmado un contrato para lograr su plena recuperación al servicio activo.

Esta titánica tarea fue asumida por Sikorsky y su personal de 38 especialistas (entre los que se destaca el importante número de 36 técnicos colombianos que conforman el equipo de mantenimiento en Colombia), quienes tras la adquisición de componentes aeronáuticos mayores y algunos otros recuperados de los siniestros, ensamblaron dos nuevos halcones negros para ponerlos al servicio de la institución castrense.

Para llevar a cabo esta labor fue necesario comprar a Sikorsky dos fuselajes vírgenes del modelo UH-60L, los cuales salieron de la línea de producción en Connecticut justo antes que la compañía estadounidense comenzara a fabricar la nueva versión UH-60M/S-70i de los Black Hawk; obteniendo de esta manera importantes ahorros si se compara con el precio de un aparato completamente nuevo.

Una vez que los nuevos fuselajes llegaron a Colombia el equipo de Sikosrky, empleando avanzadas herramientas que solo se encuentran en su gigantesco hangar de Tolemaida y en la fábrica de EEUU, procedió a armar las dos aeronaves como si fuera un lego gigante, cumpliendo con las mismas exigencias técnicas, protocolos constructivos y certificaciones aeronáuticas que cumplen los UH-60 que salen de su fábrica de ‎Stratford, Connecticut.

Se espera que estos dos helicópteros vuelvan a la línea luego de pasar por una rigurosa fase de vuelos de pruebas que realizarán pilotos de la compañía, tras lo cual se realizarán vuelos de aceptación con integrantes del Ejército de Colombia para su ingreso final a la línea de vuelo de la DAVAA.

Colombia opera la cuarta mayor flota de helicópteros Black Hawk en el mundo. Las características técnicas y tácticas de la flota de los UH-60L proporcionan la movilidad y penetración requerida por el Ejército Colombiano para ejecutar una gran variedad de misiones dinámicas entre las cuales se incluyen apoyo cercano, asalto aéreo, reconocimiento, misiones de abastecimiento, entre otras.

Para proporcionar el apoyo necesario a las unidades de tierra del Ejercito Nacional, la División de Aviación de Asalto Aéreo requiere una disponibilidad y aeronavegabilidad óptima de la flota, por lo que el servicio que presta el Centro de Mantenimiento de Sikosrky en Colombia se convierte en una pieza fundamental y una herramienta invaluable de las operaciones aéreas.

Ampliando el mercado

A raíz del éxito de estos trabajos, Sikorsky está posicionando sus instalaciones de mantenimiento a nivel Depot; ubicadas en Colombia para que otros usuarios de helicópteros UH-60 Black Hawk en América Latina las utilicen como centro de mantenimiento y reparación autorizado, obteniendo consigo una importante reducción en los costos, comparado con otras opciones actualmente disponibles en el mercado.

Establecido originalmente para apoyar a las Fuerzas Armadas de Colombia y la Policía Nacional, las modernas y completas instalaciones de apoyo permitirán a los otros operadores de Black Hawk de la región (Argentina, Brasil, Chile y México), aprovechar los mismos servicios cerca de sus bases de operaciones.

“Nuestras instalaciones en Colombia tienen la mano de obra, la experiencia, el espacio y la capacidad para proporcionar mantenimiento, realizar inspecciones por fases y revisiones importantes para sus aeronaves”, dijo Adam Schierholz, ejecutivo regional de Sikorsky para América Latina. “Como centro regional para helicópteros Black Hawk en América Latina, Sikorsky puede ayudar a nuestros clientes a alcanzar altas tasas de disponibilidad para sus aeronaves, todo a precios muy asequibles”.

Desde 2012 Sikorsky Colombia ha pasado de ser una oficina administrativa en Bogotá a ser un centro de soporte de productos completo que presta servicios al mayor operador de la flota Black Hawk de la región. Colectivamente, el Ejército Colombiano, la Fuerza Aérea Colombiana y la Policía Nacional de Colombia han adquirido 103 aeronaves Black Hawk desde 1988, de los cuales 96 se encuentran actualmente en servicio.

Además de esas importantes instalaciones, Sikorsky Colombia tiene la capacidad de desplegar, en cuestión de días, equipos de mantenimiento a cualquier parte del continente para reparar a domicilio los helicópteros averiados.

Una muestra de esta capacidad son los trabajos que han realizado con los helicópteros de la Policía Nacional de Colombia, los cuales sufren constantemente daños estructurales a raíz de impactos de armas de fuego de diferentes calibres. Para reparar estas aeronaves (que por su misión necesitan estar en vuelo en el menor tiempo posible), Sikorsky despliega a su equipo en las bases de la Aviación Policial en menos de dos días para iniciar con la inspección, evaluación y posterior reparación del helicóptero.

El crecimiento de la flota Hawk de la región casi se ha duplicado en los últimos 10 años -pasando de 120 a 180 aeronaves en servicio- gracias a las adquisiciones de helicópteros por parte de las fuerzas armadas de varios países como México, Colombia y Brasil, a los cuales se unió la Fuerza Aérea de Chile que adquirió en los últimos años seis aeronaves S-70i  (MH-60M) Black Hawk.

Récord del simulador en Colombia

Con más de 7.000 horas voladas en los ocho años que lleva funcionando en Colombia, el simulador de vuelo del UH-60L que Sikorsky tiene instalado en el Comando Aéreo de Combate N° 4 de la Fuerza Aérea Colombiana (ubicado en Melgar, Cundinamarca), ha batido recientemente su propio récord de operación; presentando una significativa operatividad que ha incrementado y mejorado el entrenamiento de los pilotos de las Fuerzas Armadas de Colombia en este tipo de aeronaves.

Instalado en el año 2013, este sofisticado equipo es la réplica exacta de la cabina de estas aeronaves, contando con todos los instrumentos, sistemas y funciones de un helicóptero normal lo que permite asegurar la óptima capacitación de pilotos colombianos y de otras naciones aliadas (México, Brasil y Chile) de acuerdo a las necesidades operacionales de cada institución y acorde a los altos estándares de calidad que mantienen los instructores colombianos.

En el 2019 el simulador batió su récord histórico al superar las 3.000 horas voladas en tan solo un año. Todo un hito para los operadores, quienes aseguran que tiene una capacidad disponible de hasta 3.500 horas de vuelo por año, sin la necesidad de añadir un tercer turno de operaciones.

Los instructores tienen la capacidad de dictar en este simulador cursos iniciales (AQC) para instructores, supervisores, pilotos de prueba y recurrentes, a un costo por hora inferior que en la aeronave real, lo que genera un ahorro de recursos en los apretados presupuestos de las Fuerzas Armadas. 

Volar un Black Hawk cuesta alrededor de 3.000 dólares por hora de vuelo, mientras que en un equipo como este, esa misma hora tiene un costo inmensamente inferior.

Basados en el acuerdo alcanzado entre el ministerio de Defensa Nacional de Colombia, Sikorsky y la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC), este moderno centro de instrucción ofrece un simulador de pleno movimiento y alta fidelidad. 

El sistema de simulación está calificado en nivel D según la FAA (Autoridad Aeronáutica de Estados Unidos), la máxima calificación otorgada al día de hoy, y gracias a su tecnología de punta en movimiento y carga de controles, este equipo ofrece una cabina que replica con gran similitud todos los controles y sistemas de la aeronave, incluyendo sistemas visuales exteriores con un amplio campo de vista. De esta forma, todos los componentes están montados sobre plataformas de movimiento de seis grados de libertad que responden a los movimientos de los controles por parte del piloto y a factores aerodinámicos externos.

Noticias Relacionadas

Con el apoyo de más de 14 helicópteros se realizó en Perú la Operación Anfibia del Ejercicio Multinacional Unitas

Bryan Luna

El primer lote de TAI T129B ATAK llega a Filipinas

Cristobal Soto Pino

Coulson finaliza con éxito la temporada de incendios en Chile

Diego Cuadra