ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchPortugueseRussianSpanish
Helos
Esta Pasando eVTOL Helos Magazine

Boeing continua su apuesta por los eVTOL en conjunto de Kitty Hawk

La gigante aeroespacial con sede en Seattle, ha anunciado una nueva inyección por 450 millones de dólares en su empresa conjunta con la empresa californiana, Kitty Hawk,  Wisk Aero, lo que augura la intención de Boeing de tener una participación significativa en el sector de la movilidad aérea avanzada mediante nuevos desarrollos de vehiculos electricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL).

El importante anuncio de financiamiento, tiene como objetivo de apoyar los esfuerzos para certificar el eVTOL de sexta generación de Wisk Aero, desarrollado en su totalidad por la empresa conjunta, y que reemplazará al prototipo biplaza Cora de quinta generación que ahora ha registrado casi 1500 pruebas de vuelo.

Sin embargo, Wisk y Boeing se negaron a proporcionar detalles de rendimiento o especificaciones de la aeronave. También se han negado a publicar un cronograma proyectado para la certificación de tipo, insistiendo en que no quieren prejuzgar cuánto tardarán los reguladores en declarar que la aeronave y su modelo operativo de vuelo autónomo propuesto son seguros.

Sin embargo, la propia Wisk tiene la intención de operar 14 millones de vuelos de taxi aéreo eVTOL por año en una red de 20 ciudades dentro de los cinco años posteriores a la aprobación de la producción por parte de la FAA.

El CEO de Wisk, Gary Gysin, espera lanzar operaciones con alrededor de 2000 vehículos eVTOL, lo que implica que cada uno realizará un promedio de 19 vuelos por día con una duración de vuelo de entre 10 y 25 minutos, apuntando al mercado de Norteamérica mientras se han declarado las intenciones de continuar con Europa.

Noticias Relacionadas

Argentina negocia un lote de Chinook con Estados Unidos

Equipo Helos

CONAF operará 35 helicópteros en temporada de incendios 2021-2022

Paulo Morales Valdebenito

Helicopteros Marinos: Tradición austral en misiones de alta complejidad

Cristobal Soto Pino